Historia

La historia del Museo Hidroeléctrico de Capdella se remonta al año 1998, cuando el Ayuntamiento de la Torre de Capdella impulsó la preservación del patrimonio hidroeléctrico de la Vall Fosca.

El Museo está emplazado en el antiguo edificio de las oficinas y el consultorio médico, junto a la central hidroeléctrica de Capdella.

La visita al espacio permite realizar un recorrido desde que surgió la idea de la construcción de la central hidroeléctrica hasta su puesta en funcionamiento, en 1914, analizando los cambios económicos, sociales y de infraestructura que supuso, a la vez que se reflexiona sobre el futuro energético y la sostenibilidad.

Además, el Museo es un equipamiento de territorio, desde donde se gestionan otros espacios como: las rutas interpretadas de las minas de Castell y la ruta Martorell, las visitas en la iglesia de San Vicente de Capdella, el teleférico de la Vall Fosca, los Espacios de Memoria Democrática y el hospital de cartón. Al mismo tiempo, se trabaja en la búsqueda, preservación y divulgación del patrimonio cultural, minero, arquitectónico y paisajístico del valle.