Minas y mineros

La minería en el valle tuvo relevancia sobre todo en dos períodos, a finales del siglo XIX y a mediados del siglo XX.

Las minas que se explotaron fueron de cobre, plomo y minerales de uranio. Aunque el mayor número de solicitudes mineras fue para aprovechar los yacimientos de carbón.

A partir de 1888, una empresa belga empezó a explotar las minas de cobre de La Torre de Capdella. Así, los ingenieros Ernest Chabrand y Samuel Henrard Cajot fueron los primeros técnicos extranjeros que se establecieron en el valle.

Los belgas vendieron a la empresa a una sociedad inglesa, pero hicieron funcionar las minas pocos años. De 1943 a 1959, las minas de los Cubilares y del Solà de la Torre las explotó la empresa Minera del Flamisell.

Las minas de minerales de uranio de Castell-estaó funcionaron solo tres años, ya que la explotación no era rentable, primero, por la poca cantidad de mineral y, segundo, porque este debía transportarse hasta Andalucía, donde estaba la planta de tratamiento.

A lo largo del camino de la Horta, que va de Castell-estaó a La Plana de Mont-ros, hay varios paneles informativos donde se cuenta la historia de estas minas.